Deja un comentario

A diario

En tu casa vivo yo,
y mi Espíritu Santo.
Mis ángeles la protegen
y si tú sonríes, la llenarás de felicidad.
Si amas a David, la llenarás de amor.
Si sirves a tus invitados, la llenarás de personas.
En tu casa estoy yo,
Jesús.

Cuando te levantas por la mañana
te miro y sonrío.
Cuando comes al mediodía
estoy a tu lado.
Cuando llegas cansada por la noche,
aun te estoy amando.
Y durante tus sueños
no me largo,
continúo en tu casa,
vigilando.
Y de nuevo por la mañana
te sigo mimando,
proveyéndote comida
y todo lo necesario.

Estefany, no olvides nunca
que estoy en tu casa a diario.
Pero cuando sales de ella,
también te acompaño.

Ahora mismo
en la biblioteca
estoy a tu lado.
Leyendo cada palabra escrita
que yo mismo te voy
susurrando.

Te amo, mi hija,
te amo a diario.


1 comentario

Papá

Los rayos de sol que atraviesan los vacíos entre las nubes,
el destello plateado del reflejo de la luna sobre el mar,
el vivo color de las rosas,
la canción que te hace escapar de este mundo,
el atardecer rosáceo sobre las montañas,
la sonrisa del amigo al que aprecias,
el precioso color del fuego que hipnotiza el alma
y el amor que sobrepasa cualquier entendimiento.
Todo esto fue creado por mi Papá.

(escrito en el año 2009)


Deja un comentario

Tú y yo

Te entrego mi corazón porque no quiero que el pecado lo diseque. Te entrego mis ojos, porque la imagen es desesperanzadora y vanagloriosa. Te entrego mi mente, porque los pensamientos podridos entristecen el alma. Te entrego mi vida en sacrificio vivo. Y no con facilidad. En tus manos no hay peligro que me pueda dañar, ni persona a la que envidiar. En tus manos estoy completa. No necesito nada a parte de ti. Nadie puede tocarme, porque Tú me proteges. No me compararé con nadie, porque Tú me amas de principio a fin. Desde los deformes dedos de los pies, hasta las decoloradas puntas del cabello. En ti estoy Dios y no quiero moverme de aquí, no quiero parar de escribir porque no quiero abandonar tu presencia.

Eres el que me rescata cada día de mi pecado. De mi ego. Eres el que me levanta del suelo para enseñarme a caminar. Una y otra vez, como si yo jamás hubiera aprendido. Eres el que levanta mi cabeza y me empapa la cara de bendiciones. Eres el más grande del mundo y aun no conozco ni un milímetro de tu longitud. Eres el Padre de Jesús. Mi amado Jesús. El que nos ha regalado al Espíritu Santo. Eres lo contrario a la religión. Eres Señor, mi Papá. Tú me creaste. Me hiciste tuya y te pertenezco.

El vínculo que nos une es precioso e impenetrable. Nuestra relación, lo que hay entre tú y yo es eterno. Estoy deseando conocerte. Acercarme a ti Jesús y si mi indignidad me lo permite, abrazarte. Y que nadie nos mire. Abrazarte no Señor, adorarte. Yo sola, sin que nadie me vea, por que esto se trata de ti y de mí. Tú y yo. Yo y Tú. A tus pies y nada más necesito. Solamente olerte o tenerte cerca. Solamente sentir tu presencia física y tu amor tan directo de forma individual. Tú y yo. No me cansaría de vivir llena de gozo. No puedo llegar a imaginarlo. Quizá las calles de oro son lo que menos importa. Tú hablándome de tu sabiduría. Tú. Amándome tan fuerte como siempre y más cierto que nunca. Mis emociones ya no tambalearán. Mi sonrisa jamás entristecerá. Mis pensamientos no oscurecerán a mi alma. La imagen será brillante y esperanzadora, las relaciones transparentes y limpias.

Aprendemos que la vida tiene toda clase de límites y luego llegas Tú, incomprensible, ilimitado. Señor me tienes totalmente enamorada. Siento en mi pecho que te amo con el corazón. También mi mente y voluntad, te aman.


Deja un comentario

Bienvenida Navidad

La ciudad le esperaba,
las profecías años atrás ya avisaban.
Aún acurrucado en el vientre de su madre
parece que despertaba.

Desesperados por cobijarse
a Belén con prisa caminaban.
Aunque desde antes de nacer,
al Rey, ya las puertas se le cerraban,
muchos otros, con impaciencia
su nacimiento anhelaban.

Se acerca el momento de su llegada
se acerca la hora de la verdad,
¿cerrarás tus puertas al Salvador del mundo?
¿O abrirás ventanas, terrazas y
todo lo demás?

Si no estás preparado,
no esperes más,
se acerca el Rey de Reyes
y a tu puerta llamará.

Esta Navidad, Jesús es la estrella
que con fuerza brillará.


Deja un comentario

Dallas 2014


Ayer escribí esta frase en mi cuaderno mientras hablaba con Dios. En seguida me acordé de esta foto que tomé hace dos años, en el viaje de vuelta Edimburgo-Madrid. Seguidamente me fui al ordenador, retoqué la foto y realicé el montaje. En estos meses el Señor me está enseñando la importancia de la fe. La certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. ¿Cómo vas a tener convicción en algo que no ves? Es difícil. Por eso, dejo mi confianza en Dios, que sé que puede llevarme a cualquier sitio.

La universidad Criswell College del estado de Texas, Estados Unidos, nos ha concedido una beca a cada uno para completar nuestros estudios en su centro.

Nuestro sueño es servir a Dios en España, de tal forma que muchos españoles puedan conocerle. Se nos ha abierto la puerta de formarnos en dos universidades de Dallas a partir de agosto de 2014, y creemos que es una gran oportunidad para desarrollarnos y cuando volvamos, comenzar a trabajar en ministerios a tiempo completo. En la presentación de abajo podéis verlo de forma más dinámica.
Captura de pantalla 2013-10-24 a las 12.07.19Si quieres saber más, escríbenos a davidyestefany@gmail.com.


Deja un comentario

un miércoles cualquiera

Me despierta mi padre a las 8.00 a.m., hora a la que suelo salir de casa cualquier miércoles como hoy. “Estefany, ¿Por qué no te has levantado ya?” Me visto corriendo y mi mente no me permite desenfadarme por el descuido. Estresada hasta lo más porfundo, pensando en las muchas cosas que tengo que hacer y en lo mal que ha empezado el día, robo cinco minutos al reloj para arrodillarme ante el Señor.

Señor, dame tu paz, dame tu tranquilidad. Quita la ansiedad, el estrés, el agobio. Ayúdame! Dame tu fuerza y tu poder, por que sin ti no puedo… Lléname con tu Espíritu, Padre. Límpiame y lléname de paz.

Y leyendo la Biblia me contestó:

“Bienaventurado el hombre que tiene

en ti sus fuerzas,

en cuyo corazón están tus caminos.

Atravesando el valle de lágrimas

lo cambian en fuente,

cuando la lluvia llena los estanques.

Irán de poder en poder;

Verán a Dios en Sion.

Jehová Dios de los ejércitos, oye mi canción;

Escucha, oh Dios de Jacob.

Mira, oh Dios, escudo nuestro,

y pon los ojos en el rostro de tu ungido.

Porque mejor es un día en tus atrios

que mil fuera de ellos.

Escogería antes estar a la puerta

de la casa de mi Dios,

que habitar en las moradas de maldad.

Porque sol y escudo es Jehová Dios,

gracia y gloria dará Jehová.

No quitará el bien a los que andan en integridad.

Jehová de los ejércitos,

dichoso el hombre que en ti cofía”

Salmo 84:5-12

Gracias Señor por ser cada día mi consuelo y mi refugio. Gracias por ser mi fortaleza! Te alabo Dios