La caja de la voz

Deja un comentario

a veces no quiero oír ni mi propia voz,
la de mi mente,
y mucho menos la de los de mi alrededor.
porque ni sus voces
ni la mía
dicen cosas bonitas.
prefiero acallar las voces
con unos auriculares y música.
también a veces, confundida,
y sin darme cuenta,
obedezco las envenenadas palabras
que resuenan en mi mente sin remedio.
Al hacerlo, se oscurece mi ser.

Sí. Mi ser se oscurece por las voces.
Sí. Mi mente es vulnerable a las voces.
Sí. Soy frágil como una pluma.
No debería, ya lo sé.

sólo hay UNA cosa que suena más fuerte
que las envenenadas voces.
pero en muchas ocasiones
meto esta cosa en lo más profundo del armario
dentro de una caja insonorizada.
qué contradicción. porqué haría esto?
será que mi cuerpo es adicto al veneno?
al veneno que me oscurece y me desmaya.
será que el mundo está inundado de veneno
y en ocasiones quiero ahogarme
junto a todos los demás?
pero si esto que podría sonar más fuerte es la
VERDAD.
y la verdad es tan bella y luminosa.
y no es sólo bella y luminosa en sí misma,
si no que se proyecta hacia mi,
como si se convirtiera en un espejo
y me muestra que yo también soy bella.
Y luminosa.

corro al armario y empiezo a rebuscar
entre basura y objetos punzantes y pesados.
qué horror.
¿dónde está? ¿¿Dónde Está??
y al fin la encuentro.
la abro y…

Alivio, tranquilidad, confianza.
desaparecen las voces.
incluso la mía.
Estoy completa. Estoy llena.
Me siento bella y luminosa.

Believe this …Exactly who we are is just ENOUGH.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s